lunes, septiembre 25, 2006

VIDA DE UN LOCO (Tres Relatos) Akutagawa Ryunosuke

La producción de narrativa corta de Akutagawa Ryunosuke se divide en dos bloques principales:
Los cuentos basados en la historia y la tradición japonesas (rekishi) y los autobiográficos (yasukichi), que constituyen una guía de la atormentada vida del autor de “Rashomon”. Emece-Planeta acaba de publicar en Argentina, un volumen que recoge tres relatos, uno del primer bloque y dos pertenecientes al segundo. “Los engranajes” y “Vida de un loco” (este último da titulo al volumen) . El primer relato titulado “El biombo del infierno” es un cuento ambientado en un lejano Japón de señores y vasallos y que nos cuenta hasta que punto puede llegar a obsesionarse un pintor con su propia creación . Si bien se trata de un cuento historicista, basado probablemente en alguna historia tradicional, su estilo, que recoge rasgos clásicos, incluso de la de literatura oral, nos recuerda también lugares mas cercanos, occidentales, como el universo de Poe, autor que Akutagawa Ryunosuke, tradujo y admiró en sus comienzos. Su mirada japonesa parece que quedo impregnada de este y otros autores europeos dando como resultado un estilo japonés pero accesible. “Los engranajes” es un relato angustiado sobre la visión cercana de la locura. Ambos relatos comparte el horror como punto en común aunque en “Los engranajes” el horror se aparece real y estremecedor de forma que convierte el relato en un lugar del que nos apetece salir cuanto antes y respirar.
El tercer relato “Vida de un loco” es un diario de apuntes referido a múltiples cosas, sensaciones, metáforas, reflexiones personales del autor preñadas de poesía y de un estilo delicado pero contundente. Su estructura a modo de pequeñas anotaciones podría recordarnos, en miniatura al genero de “diarios íntimos” al que pertenece el recomendable clásico de Sei Shonagon, “El libro de almohada”, aunque Akutagawa llena el suyo de referencias occidentales ( Rousseau, Goethe, Mozart, Cezanne...) En resumen tres textos de acceso que junto con “Rashomon y otros cuentos” resultan altamente aconsejables para aproximarse a la literatura japonesa del siglo XX.